¿Quiénes Fueron los Saduceos?

Bob Prichard

Pregunta:

“He escuchado en cuanto a los saduceos. ¿Quiénes eran ellos, y qué creían principalmente?”.

Respuesta:

Cuando estudiamos acerca de los enemigos de Jesús en el Nuevo Testamento, usualmente nos enfocamos en los escribas y fariseos. Conocemos muy bien la manera arrogante de los fariseos, tanto que “fariseo” e “hipócrita” son términos casi sinónimos. Por otra parte, los saduceos mantuvieron su distancia, sin realmente confrontar a Jesús frecuentemente. Los saduceos eran más un grupo político que una secta religiosa, aunque eran miembros de familias sacerdotales aristocráticas. Su nombre probablemente significa “justos”.

Se les menciona directamente algo de 12 veces en el Nuevo Testamento. Frecuentemente estuvieron incluidos entre los “sumo sacerdotes” que los escritores del Nuevo Testamento mencionan. Históricamente, favorecieron la adopción de costumbres griegas después que Alejandro el Grande conquistó el área, y se opusieron a la rebelión de los macabeos contra Antíoco Epífanes. La gente respetaba más a los fariseos.

Sus puntos de vista diferían significativamente de los enfoques de los fariseos. Ellos aceptaban solamente la ley escrita, mientras que los fariseos también consideraban como autoritativas las tradiciones escritas de los escribas. Los saduceos rechazaban la resurrección y la existencia de los ángeles y los espíritus. Su esperanza estaba solamente en esta vida. Pablo dijo que “[s]i en esta vida solamente esperamos en Cristo, somos los más dignos de conmiseración de todos los hombres” (1 Corintios 15:19).

Lucas registró una pregunta teórica que los Saduceos presentaron a Jesús concerniente a siete hermanos que murieron en sucesión, quienes se casaron con la misma mujer según la ley del levirato, pero que murieron sin hijos. Ellos preguntaron, “En la resurrección, pues, ¿de cuál de ellos será mujer, ya que los siete la tuvieron por mujer?” (Lucas 20:33).

Al responder su pregunta engañosa, Jesús apeló a la Escritura para mostrar el error de sus doctrinas y sostener la creencia en la resurrección.

Los hijos de este siglo se casan, y se dan en casamiento; mas los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento. Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. Pero en cuanto a que los muertos han de resucitar, aun Moisés lo enseñó en el pasaje de la zarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac y Dios de Jacob. Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para él todos viven (Lucas 20:34-38).


Título original en inglés, “The Sad Sadducees”, en House to House, 12[5]:5. Traducción editada por Moisés Pinedo.

Suscribase Gratis    Apoye a E.B.